Tipos de laminados

El proceso de laminado tiene que ver con el sometimiento, bien sea a temperaturas frías o calientes a niveles muy altos para lograr la maleabilidad de un metal.

Estos tienen diferentes procedimientos, así como existen diferentes tipos de laminados. A continuación, vamos a comentar más acerca de los laminados y sus derivados.

Tipos de laminados

Laminado de acero frío

Básicamente estamos hablando, de laminado en caliente solo que de forma paralela se le aplica frío para así evitar la aparición de impurezas típicas del tipo caliente.

Aquí el metal pasa por cinco procedimientos diferentes, comenzando con baños en ácido sulfúrico para limpiar el material y, terminando con el endurecimiento del objeto para activar una serie de propiedades.

Laminado de acero caliente

El metal es pasado por una serie de rodillos a temperaturas muy altas, con más de 1700 ºF.

Los tipos de laminados calientes se hacen calentando el pedazo de metal, luego se aplana pasándolos por una serie de rodillos, aun con calor para lograr los acabados finales.

Así mismo se encuentran otra serie de tipos de laminados los cuales son:

Laminados de perfiles

El material cambia por completo para lograr una forma transversal más complicada. Se logra utilizando rodillos que tienen grabados previamente el diseño a plasmar.

Suele utilizarse para hacer materiales como vigas e incluso rieles de trenes.

Laminado de anillos

Aquí el material se pasa por anillos bastante rígidos, con el fin de realizar una modificación importante y permanente en el metal.

Esta se utiliza para cauchos de acero y utensilios que necesiten presión.

Molinos laminados

Estos tipos de laminados se subdividen en reversibles y no reversibles.

El primero contiene los rodillos en varios trazados, a diferencia del segundo donde los rodillos que someten la presión están en un mismo recorrido lo que el metal pasara por un solo lado.

¿Procedimiento frío o caliente?

Con el proceso en caliente se consiguen cambios significativos en el material debido a su permeabilidad, mientras que con el frío se logra un acabado resistente sin imperfecciones presentes.

El método bajo temperatura caliente es el recomendado por expertos en la materia.

Ahora bien, los tipos de laminados permiten la creación de maquinaria de última tecnología por lo que se recomienda el uso de un experto en la materia, así como los materiales de calidad, sin olvidar los equipos de seguridad necesarios.

Así que cuéntanos ¿por cuál de los tipos de laminados te decantas? ¿o cuál usas más?