Probando diferentes técnicas, descubrirás cual funciona

Estoy seguro de que ha escuchado el dicho “arrojar espaguetis contra la pared y ver qué se pega”. Es una forma común de describir el proceso de probar muchas técnicas diferentes al mismo tiempo para identificar lo que funciona (se pega) y lo que no funciona (se cae al suelo).

Es una bonita analogía para visualizar el proceso de pruebas, y con dos niños pequeños en casa, seguro que pronto tendré algunas demostraciones en vivo. 🙂

Sin embargo, hay un problema con este dicho. ¿Qué pasa si intentas lanzar espaguetis sin cocer o muy poco cocidos contra la pared? No se pegaran. Acabarás con espaguetis crudos esparcidos por el suelo.

En otras palabras, como nos dicen en agenciapublicidad.online si intenta probar varias tácticas de marketing “sin cocer” al mismo tiempo para ver qué “se pega”, los resultados le decepcionará. Para empeorar las cosas, llegarás a la conclusión de que ninguna de las tácticas funciona para tu negocio, aunque estaban condenadas desde el principio. De nuevo, los espaguetis sin cocer nunca se pegan a las paredes.

Entonces, ¿qué aspecto tiene una táctica de marketing totalmente “cocinada”? Echemos un vistazo

Una descripción clara del plato final

Antes de empezar a hacer espaguetis, describe claramente el plato final que vas a preparar. Pueden ser espaguetis con albóndigas, o simplemente espaguetis con mantequilla (los favoritos de mi infancia).

Del mismo modo, antes de lanzar una campaña de marketing, es necesario tener una idea clara de cómo será el éxito en última instancia. En otras palabras: ¿cuál es el objetivo?

Pero no puedes limitarte a establecer un objetivo general; tiene que ser un objetivo S.M.A.R.T.

Sea específico: Sea específico y cuantifique su objetivo. No se limite a decir “más clientes potenciales” o “más ventas”. En su lugar, anote una cifra concreta como objetivo.

Medible: ahora que has fijado una cifra como objetivo, necesitas tener una forma de medir ese objetivo para poder ver si lo has conseguido.

Alcanzable: establece objetivos altos, pero no seas irrealista. Utilice la investigación y los datos históricos para diseñar un objetivo alcanzable para su campaña de marketing.

Pertinencia: asegúrese de que ese objetivo beneficiará realmente a su empresa. Por ejemplo, aumentar el número de “me gusta” en Facebook no es un objetivo relevante para una empresa. Puede ser un KPI (Indicador Clave de Rendimiento) del que hay que hacer un seguimiento, pero no es un objetivo.

Calendario: ¿cuál es el plazo para alcanzar el objetivo? Si no fijamos un plazo, no esperes ninguna sensación de urgencia real por tu parte o la de tu equipo.

Los ingredientes se miden correctamente.

Cocinar espaguetis no es difícil, pero digamos que también hay que hacer la salsa desde cero. Luego hay que medir los ingredientes para asegurarse de que el condimento esté equilibrado. Demasiada o muy poca sal y el plato puede ser casi incomible.

Una campaña de marketing completa también tiene que medirse y seguirse adecuadamente. Por ejemplo, para hacer un seguimiento de todos los clientes potenciales y las ventas, puede necesitar todas las herramientas de seguimiento siguientes

Google Analytics, que hace un seguimiento del tráfico del sitio web y de los clientes potenciales generados por cada estrategia de marketing.

Seguimiento de llamadas para controlar las llamadas de cada estrategia de marketing.

CRM (Customer Relationship Management) para seguir su embudo de ventas offline. Esto le permitirá ver cuántas ventas fuera de línea se generaron a través de cada estrategia de marketing.

Una descripción clara del plato final

Antes de empezar a hacer espaguetis, describe claramente el plato final que vas a preparar. Pueden ser espaguetis con albóndigas, o simplemente espaguetis con mantequilla (los favoritos de mi infancia).

Del mismo modo, antes de lanzar una campaña de marketing, es necesario tener una idea clara de cómo será el éxito en última instancia. En otras palabras: ¿cuál es el objetivo?

Pero no puedes limitarte a establecer un objetivo general; tiene que ser un objetivo S.M.A.R.T.

Sea específico: Sea específico y cuantifique su objetivo. No se limite a decir “más clientes potenciales” o “más ventas”. En su lugar, anote una cifra concreta como objetivo.

Medible: ahora que has fijado una cifra como objetivo, necesitas tener una forma de medir ese objetivo para poder ver si lo has conseguido.

Alcanzable: establece objetivos altos, pero no seas irrealista. Utilice la investigación y los datos históricos para diseñar un objetivo alcanzable para su campaña de marketing.

Pertinencia: asegúrese de que ese objetivo beneficiará realmente a su empresa. Por ejemplo, aumentar el número de “me gusta” en Facebook no es un objetivo relevante para una empresa. Puede ser un KPI (Indicador Clave de Rendimiento) del que hay que hacer un seguimiento, pero no es un objetivo.

Calendario: ¿cuál es el plazo para alcanzar el objetivo? Si no fijas un plazo, no esperes ninguna sensación de urgencia real por tu parte o la de tu equipo.

Los ingredientes se miden correctamente.

Cocinar espaguetis no es difícil, pero digamos que también hay que hacer la salsa desde cero. Luego hay que medir los ingredientes para asegurarse de que el condimento esté equilibrado. Demasiada o muy poca sal y el plato podría ser casi incomible.

Una campaña de marketing completa también tiene que medirse y seguirse adecuadamente. Por ejemplo, para hacer un seguimiento de todos los clientes potenciales y las ventas, puede necesitar todas las herramientas de seguimiento siguientes

Google Analytics, que hace un seguimiento del tráfico del sitio web y de los clientes potenciales generados por cada estrategia de marketing.

Seguimiento de llamadas para controlar las llamadas de cada estrategia de marketing.

CRM (Customer Relationship Management) para seguir su embudo de ventas offline. Esto le permitirá ver cuántas ventas fuera de línea se generaron a través de cada estrategia de marketing.

Ajustes del temporizador.

En resumen: si estás haciendo espaguetis, tienes que poner un temporizador. De lo contrario, puede obtener una pasta demasiado cocida y blanda que nadie disfrutará comiendo. El tiempo exacto depende de la cantidad que se cocine, del tamaño de la pasta y de lo caliente que esté el horno.

Para una estrategia de marketing, también tendrás que poner un temporizador para asegurarse de que los fideos están completamente cocidos. La variable más importante para determinar el tiempo necesario es el tamaño de la muestra. Por ejemplo, si está probando los anuncios de Google y sólo tiene 50 clics en sus anuncios, no tiene un tamaño de muestra lo suficientemente grande como para determinar si esta táctica está funcionando.

Una vez que haya determinado un tamaño de muestra suficiente para la prueba, puede utilizar ese número para calcular la cantidad de tiempo que necesita para ajustar el temporizador.

Sólo espaguetis cocidos.

Recuerda que sólo los espaguetis cocidos se pegan cuando los tiras contra la pared. Por lo tanto, antes de poner en marcha una nueva estrategia de marketing, siga los tres pasos anteriores. No hay nada más frustrante que invertir tiempo y dinero en una estrategia de marketing y luego descubrir que los resultados son inciertos. Por eso invertimos tiempo y dinero en una estrategia de marketing.

You may also like...